Películas


  
  



 

APENAS UN DELINCUENTE, de Hugo Fregonese

HOLLYWOOD EN CASTELLANO | por Santiago García

Hugo Fregonese es un director trascendente para la historia del cine argentino; no sólo porque su carrera en nuestro país incluye un par de títulos fundamentales, sino porque además, es el único director argentino que desarrolló una importante carrera en Hollywood.



Hugo Fregonese comenzó su carrera en Hollywood incluso antes de iniciar su carrera en Argentina. A mediados de los '30 el estudio Columbia lo contrató como asesor en temas latinoamericanos, allí tuvo los primeros contactos que años más tarde le permitieron volver a dicha industria. De regreso a la Argentina trabajó como asistente de dirección, consiguiendo sus trabajos más importantes para Artistas Argentinos Asociados, donde trabajó como asistente de dirección de Lucas Demare en clásicos tales como La guerra gaucha (1942). En 1945, Demare filma un título muy importante, Pampa bárbara, y Fregonese accede a trabajar en la película como co-director. Se trata de un film clásico con aires de western que posee algunos buenos momentos y un interesante estilo visual. Luego, Fregonese dirige la desmedida Donde mueren las palabras (1946), película realmente disparatada con casi veinte minutos de ballet y un alto nivel tanto de producción como de técnica. El título fue comprado por MGM para su distribución internacional y para realizar una remake en Hollywood. Más tarde, Fregonese es contratado para trabajar en la Meca, hecho que no se concreta. Una vez de regreso al país filma De hombre a hombre (1949) y finalmente su película más memorable en Argentina: Apenas un delincuente (1949).


LA JUNGLA ES ASFALTO

Apenas un delincuente narra la historia de José Morán (Jorge Salcedo), un hombre empleado de una empresa, que desea salir a cualquier precio de la vida gris que lleva, y cree descubrir para ello, un plan perfecto. Estafará, entonces, a la empresa llevándose una importante suma de dinero, ocultándola y aceptando los seis años de cárcel que le corresponden, sabiendo que aun así ganará mucho más dinero que trabajando. Una vez en la cárcel la vida se complica tanto para él como para su familia. Poco a poco el plan perfecto empieza a develarse como un terrible error. Esa es la simple historia que cuenta Apenas un delincuente y con eso le alcanza y le sobra para ser uno de los policiales más sobresalientes de la historia del cine nacional. Con un impactante comienzo que retrata la fiebre de la ciudad de Buenos Aires, la película se coloca como un excelente ejemplo de cine de gángsters, ese que brilló en los ´30 en Hollywood y cuya estética con elementos de documental y su mirada del universo del hampa, quedó inmortalizado en imágenes. A ese estilo responde perfectamente Apenas un delincuente y el trabajo de Fregonese muestra la habilidosa mano de un cineasta conocedor de su oficio. Obviamente esta estética está acompañada por un constante ritmo y un gran espectáculo. Además del protagonista, el film brilla por un grupo de actores secundarios notables que interpretan a la particular fauna carcelaria. Sebastián Chiola, Nathan Pinzón y Homero Cárpena forman un trío memorable de presos. Asimismo, Tito Alonso, como el hermano de José Morán, encaja a la perfección en su rol de hermano honesto que debe aceptar una ayuda de su hermano, aunque luego éste empiece a creer que lo traiciona. Como todo film de gángsters, la película es un cuento moral y quienes cometen un crimen deben pagarlo. Pero también, como todo film del género, la delincuencia libera ambiciones ocultas en el común de la población. Parte del ambiguo encanto de estas películas.


AHORA SI, HOLLYWOOD

Con este antecedente Fregonese regresa a Hollywood, y esta vez sí se queda. Realiza allí una carrera que en muchos aspectos entra en lo que se ha dado en llamar "Clase B", aunque sin connotación negativa alguna. Muchos de sus films reciben premios y excelentes críticas y hasta Martin Scorsese escribió alguna vez que uno de sus directores favoritos de "Clase B" era Hugo Fregonese. Su debut hollywoodense fue Muerte en la calle (One Way Street, 1950), con James Mason. A ese título siguieron otros como Alma solitaria (Saddle Tramp, 1950) con Joel McCrea, La marca del renegado (Mark of the Renegade, 1951) con Ricardo Montalbán y Cyd Charisse y Esposa y cómplice (Untamed Frontier, 1952) con Joseph Cotten y Shelley Winters. Pero el film más notable de este período de su carrera es Viento salvaje (Blowing Wind, 1953) protagonizada por Gary Cooper, Barbara Stanwyck y Anthony Quinn. Antes de ir para Europa a continuar su carrera dirige a Jack Palance en Jack el destripador (Man in the Attic, 1953), Martes trágico (Black Tuesday, 1954) con Edward G. Robinson y concreta otro film prestigioso: La redada (The Raid, 1954) con Van Heflin, Anne Bancroft y Lee Marvin. Luego pasaría a Europa, donde dirigiría a actores de la talla de Joan Fontaine, Louis Jourdan, Peter Ustinov, Stephen Boyd y Stewart Granger y realizaría una curiosa remake de Pampa bárbara llamada Pampa salvaje, en 1966, una co-producción entre Argentina, España y EE UU, protagonizada por Robert Taylor. Cuando sus últimos títulos no funcionaron, Fregonese volvió a terminar su carrera en nuestro país.


VOLVER

De regreso en Argentina, dirigió La malavida (1972), film ambientado en la década del '20, donde dos grupos mafiosos se disputan el control de la prostitución y el delito. La película, protagonizada por Hugo del Carril, tuvo serios problemas con la censura del momento. La despedida de Fregonese sería con Más allá del sol (1975) biografía de Jorge Newbery protagonizada por Germán Kraus. Es el final de una carrera que atravesó muchos países y distintas épocas. Y entre todos los títulos que filmó, Apenas un delincuente es el más destacado. Una muestra de género hecha con nervio, energía y talento. Por suerte, la película ha sido restaurada y se la puede ver en cine en ciclos de revisión y también se la pasa por cable bastante seguido. A más de cincuenta años del estreno, Apenas un delincuente sigue brillando y entreteniendo como en su momento de estreno. Y posee el beneficio de ser no sólo un gran policial, sino también, un agudo retrato de un personaje muy porteño, característica que la lleva a no haber perdido vigencia aun más de cincuenta años después.

APENAS UN DELINCUENTE
Fecha de estreno: 22 de marzo de 1949
Duración: 88 minutos
Dirigida por: Hugo Fregonese
Guión: Chaz de Cruz y Hugo Fregonese
Intérpretes: Jorge Salcedo, Tito Alonso, Sebastián Chiola, Homero Cárpena, Nathan Pinzón, Linda Lorena, Josefa Goldar, Jacinto Herrera.
Fotografía: Roque Giacovino
Música: Julián Bautista
Montaje: Jorge Garate.

FREGONESE EN HOLLYWOOD
Muerte en la calle (1950)
Alma solitaria (1950)
Tambores apaches (1951)
La marca del renegado (1951)
Esposa y cómplice (1952)
Mis seis presidiarios (1952)
Viento salvaje (1953)
Jack el destripador (1953)
La redada (1954)
Martes trágico (1954)




 

©2005-2017 Revista Leer Cine. Todos los derechos reservados.

Home | Películas | Series | Libros | Cursos de Cine | Cine Clásico | Cine Argentino | Cine Oriental
Novedades y Lanzamientos | Entrevistas | Newsletter | Edición Impresa | Quienes Somos | Contacto
 Web Design www.imkt.com.ar